Aprende a solucionar problemas con creatividad

Aumenta tu creatividad y resuelve problemas con este sencillo consejo.

Una y otra vez, la creatividad ha demostrado ser una de las herramientas más importantes con las que cuenta la humanidad.

Todas las culturas, todos los desarrollos que hemos tenido como especie y nuestra mera supervivencia son resultado de la creatividad de varios individuos a lo largo de los milenios.

En otras palabras, es un motor indispensable que nos mantiene avanzando, no solo como miembros de una sociedad y una economía, sino también como civilización.

Por esta razón, no sorprende que se busque comprender cómo funciona el proceso de producción de ideas originales y soluciones prácticas para problemas.

Y gracias a toda la investigación que se ha realizado sobre el tema, estamos seguros de una cosa: se trata de una capacidad existente en todos los seres humanos, que puede desarrollarse o verse afectada por nuestro estilo de vida.

Lo que mata tu creatividad

Muchos nos hemos encontrado frente a una hoja en blanco, esperando que llegue la inspiración o en la planeación de un proyecto que no avanza o frente a un problema que parece imposible de resolver.

Sin importar cuánto nos esforzamos en lograr algo, simplemente no sucede, hasta que nos encontramos en la ducha o haciendo una actividad para distraernos y la respuesta se nos presenta con claridad.

¡EUREKA!

Cuenta una historia que, en una ocasión, el rey de Siracusa entregó a un orfebre una cantidad exacta de oro para que le hiciera una corona, sin embargo, al recibir el trabajo terminado, sospechó que el artesano había podido sustituir los materiales recibidos con unos de menor valor.

Pero ¿cómo podía comprobarlo sin destruir la corona en el proceso?

Esa fue la tarea que le encomendó a Arquímedes, un reconocido matemático, físico, ingeniero, inventor y astrónomo griego.

Arquímedes pasó varios días reflexionando sobre eso. No podía hacer nada que dañara la corona, por lo que su problema parecía imposible de solucionar.

Un día caluroso, agobiado por la dificultad del trabajo, decidió tomar un baño y al sumergirse en la tina, el agua se desplazó hasta desbordarse.

Esto lo hizo darse cuenta de que, si hacía algo similar con la corona, podía obtener su densidad y descubrir si otros metales menos densos habían sido añadidos.

Cuando entendió que había hallado la solución, se levantó al instante y salió corriendo desnudo por las calles, rebosante de júbilo, gritando “¡Eureka!”, que significa “lo encontré”.

Otra historia parecida es la de Albert Einstein, que concibió la primera idea sobre la relatividad mientras viajaba en autobús, en la ciudad suiza de Berna; además, su hijo aseguró que cuando Einstein se enfrentaba a un problema en el que ya no hacía avances, se refugiaba en la música de Mozart para hallar la solución.

Tesla, Newton, Hawkins… son muchísimos más los ejemplos de personas que lograron grandes progresos en sus trabajos justo cuando no estaban concentrados en ello.

La RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS ¿fuera del trabajo?

Un estudio realizado en 2012 por la Association for Psychological Science, reveló que involucrarse en labores simples que permiten que la mente divague puede facilitar la resolución creativa de problemas.

De la misma manera, hay investigaciones que sugieren que el pensamiento creativo puede beneficiarse de la diversificación de experiencias; desde una caminata y tiempo lúdico hasta realizar viajes por placer.

Esto significa que dedicarle horas extras al proyecto con el que has tenido dificultades durante semanas quizás no sea la mejor opción.

Bastante contraintuitivo, ¿no?

Insight y organización

La palabra insight viene del inglés y significa “visión interna”. Es como los psicólogos han denominado al proceso que se sigue para alcanzar la comprensión de algo que antes no se lograba percibir o internalizar.

No obstante, el insight no es un momento que llegue de forma casual, ya que una parte vital del proceso consiste en la preparación y el conocimiento del problema.

Dicho de otra manera, es imposible que obtengamos una respuesta cuando no logramos entender por completo la pregunta.

Por eso resulta una buena idea organizar nuestros días laborales sin olvidar añadir momentos de relajación.

Este tiempo no tiene que ser forzosamente para dejar de realizar actividades que consideremos “productivas”, sino que puede ocuparse para trabajar en aquellas tareas que no son tan desafiantes o problemáticas.

Tal como demostró un estudio llevado a cabo por la Universidad de York, cambiar entre tareas no relacionadas, de una sencilla a una compleja, mejora el desempeño en la más demandante, además de contar con el beneficio de que en los momentos de relajación nuestra mente no se distrae totalmente y mantiene el flujo de ideas.

En conclusión

Si hacemos el esfuerzo de planificar los tiempos y temas de trabajo, los descansos y los períodos de labores más ligeras, estaremos fomentando al máximo la creatividad en nuestros quehaceres diarios. Tal como decía el famoso pintor español:

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”.

Pablo Picasso

¿No sabes cómo un descanso puede ayudarte a cumplir tus metas?

Te invito a que leas estos 4 trucos extraños comprobados científicamente para aumentar tu productividad.

Pinéame en Pinterest 😉:

Soluciona tus problemas con creatividad. Pinterest

Leave a comment