Skip to content

19 formas de superar cualquier desafío

28 julio, 2019
Cómo superar desafíos

Desde el viaje en un transporte público abarrotado o las filas inmensas en el banco hasta el cumplimiento de una tarea que seguimos posponiendo. Nuestra vida está repleta de lo que los psicólogos llaman “estímulos aversivos”.

Son los libros aburridos que tienen que leer los estudiantes, las rutinas de ejercicio más difíciles para los atletas o los casos de emergencia para los médicos.

En otras palabras, son situaciones o actividades que nos resultan aburridas, desagradables, que nos ocasionan estrés o que nos resultan en extremo difíciles de superar.

La persistencia en dichas tareas requiere autocontrol; es decir, la capacidad de alterar nuestras respuestas cognitivas, emocionales o conductuales en favor de las metas que tenemos a largo plazo.

No es sorprendente que lograr esto resulte complicado para la mayoría. Por eso, un grupo de científicos del European Journal of Personality realizó un estudio en 2018 en el que buscaron las mejores estrategias para lidiar con las actividades desafiantes a las que tenemos que enfrentarnos día con día.

Con base en los datos obtenidos, destacaron 19 estrategias:

  1. Cambiar la actividad misma o cómo se realiza; como bajar la velocidad en la caminadora o viajar en bicicleta en lugar del transporte público.
  2. Cambiar el ambiente en el que se lleva a cabo la actividad; como elegir una nueva ruta para correr o estudiar en la biblioteca.
  3. Reducir las distracciones y las tentaciones o removerlas por completo; como alejarse de las redes sociales o apagar el teléfono.
  4. Buscar apoyo social; como hacer el ejercicio con amigos.
  5. Tomar una sustancia; como beber café o una bebida energética.
  6. Enriquecer la tarea; como escuchar música mientras se trabaja en algo repetitivo o ver la televisión mientras se dobla la ropa.
  7. Adoptar un proceso de enfoque en la actividad y ser consciente de cómo se realiza cada detalle; como hacer repeticiones perfectas en el ejercicio.
  8. Distraerse de la actividad en periodos controlados; como con el método de los 90 minutos.
  9. Anticipar la autorecompensa; como salir con tus amigos una vez terminados los deberes.
  10. Concentrarse en las consecuencias negativas de no completar la tarea.
  11. Concentrarse en las consecuencias positivas de completar la tarea.
  12. Poner metas o dividir el trabajo en objetivos más pequeños que sean más fáciles de completar; como “leer 10 páginas en 15 minutos”, en lugar de “leer todo un libro”.
  13. Monitorear el progreso en las metas; como ver cuánto te falta por leer o cuántos kilómetros faltan para completar tu carrera matutina.
  14. Planeación en un horario para determinar un tiempo específico para la tarea.
  15. Reevaluación o usar un enfoque mental diferente para la actividad; como imaginar que la tarea forma parte de una competencia.
  16. Automotivación o simplemente recordarte a ti mismo que sí puedes hacerlo.
  17. Pensar en el final y dejarte saber que no está tan lejos como parece (aunque lo esté).
  18. Suprimir el impulso de renunciar a pesar de cuán desagradable o difícil sea la tarea.
  19. Regulación de las emociones para mantenerse motivado, con disciplina y un buen enfoque durante la actividad.

Para continuar el estudio, le pidieron a un grupo diferente que calificara estas estrategias de acuerdo con qué tan a menudo las ocupaban.

En los resultados se mostraron varias tendencias; por ejemplo, las personas que consideraban que tenían autocontrol preferían los métodos relacionados con planear metas, enfocarse en las consecuencias positivas y organizar horarios, mientras que escuchar música y suprimir el impulso de renunciar fueron más populares entre aquellos que se dedicaban principalmente a actividades físicas.

Esto significa que no hubo una estrategia que destacara como la definitiva. Los participantes usaban diferentes métodos para lidiar con el estrés y la dificultad de las tareas, dependiendo del contexto y de lo que se esperaba de ellos.

Así que ahora que cuentas con la lista, puedes analizar cuáles de estos métodos utilizar en tu vida diaria y reflexionar en qué momentos serán más efectivos.

Pruébalo por algunos días y ajusta tu modo de responder a cada estímulo aversivo. Con la práctica constante pronto tendrás todas las situaciones difíciles en tu vida bajo control y podrás usar esa energía para seguir avanzando hacia tus metas.

¿Conoces otra estrategia que podría añadirse a esta lista? ¿Cómo lidias tú con las situaciones difíciles? No dudes en comentarlo.

Cómo superar los desafíos

Abimael Bertoni

Novelista y narrador con estudios en la Escuela de Escritores de Madrid.